MI MUSA

Quiero que seas mi musa,

le dije.

Vale, respondío.

Si puedes apaga algún foco,

que no tengo yo costumbre de tanta luz.